icono top envio
En nuestra tienda
En nuestra web
En nuestro blog
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Categorías

Astenia otoñal: qué es y cómo prevenirla

astenia-otoal

El otoño ya está aquí y ya vemos sus primeros efectos en nuestra rutina diaria: hay menos horas de sol, los días se hacen más cortos, los cielos se nublan con más frecuencia y la chaqueta es necesaria prácticamente en cualquier momento del día. El caso es que estos cambios no sólo afectan a nuestra rutina diaria, sino que también lo hacen sobre nuestro cuerpo. Concretamente, estamos hablando sobre la astenia otoñal, un síndrome de carácter leve y temporal que aparece como consecuencia de la bajada de temperaturas y de la reducción de horas de luz, lo que causa una reducción de la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad, y encargada de regular nuestro estado de ánimo.

Entre los síntomas de la astenia otoñal encontramos tanto físicos como psíquicos e incluyen cansancio, debilidad generalizada, somnolencia, bajo estado de ánimo, dificultad de concentración y apatía. También puede aparecer irritabilidad, falta de apetito, disminución de la libido e incluso un descenso de las defensas del organismo, lo que hace que este sea más sensible a procesos infecciosos y catarros. Estos síntomas varían de una persona a otra, y suelen durar unos días o unas pocas semanas. En cuanto nuestro cuerpo se adapta a la nueva estación, recuperamos la energía. De todos modos, existen varios trucos para evitar la astenia, o al menos para minimizar sus síntomas.

La clave de todos ellos está en llevar una vida sana, como por ejemplo, seguir una dieta sana y equilibrada, hidratarse correctamente bebiendo mucha agua, practicar ejercicio físico con regularidad, respetar las horas de sueño para descansar correctamente y salir a la calle para aprovechar al máximo las horas de luz.

Si ves que los síntomas son muy intensos, los suplementos vitamínicos como SUPRADYN ACTIVO pueden ser de ayuda. De todas formas, ten en cuenta que si la fatiga dura más de un mes y no remite, debes ir al médico. Podría deberse a una enfermedad que requiera tratamiento como la anemia, la fatiga crónica o el hipotiroidismo.

Continuar leyendo
Valora este artículo del blog:
0
138 Hits
0 Comentarios

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.